miércoles, 28 de diciembre de 2016

Drama en el cajón del pan (broma literaria)




Hoy,que es el día de los inocentes, he querido compartir con vosotros este pequeña broma literaria, este microrrelato surrealista que he titulado Drama en el cajón del pan.
 
Abro el cajón del pan y ¿qué me encuentro?: ¡De nuevo a la vecina! ¿Pero cómo, otra vez usted aquí? ¿Es que acaso no puede buscarse otro cajón para dormir? Parece que siempre tiene que fastidiarme a mí, ¡ea! ¿Por qué no prueba de vez en cuando a meterse en el cajón de la del tercero B? Si le pilla mucho más cerca de su casa, mujer… Así, me dejaría descansar a mí de vez en cuando y no estropearía siempre mi pan, que ya no sé ni dónde ponerlo. Y eso cuando no se lo come todo, que yo no sé dónde se lo mete, que parece que no le hace ningún provecho porque sigue igual de canija que siempre. El próximo día lo dejo guardado directamente en su cama y así todos tan contentos, a ver qué dice entonces su marido. Además, ¿no se da cuenta del gran peligro que corre? Es usted una inconsciente total. En una de estas llega alguno de los tragaldabas de mis hijos y se la merienda junto con un cacho de pan en menos que canta un gallo. Y encima ni se enteraría. ¿Qué haríamos entonces? Ni siquiera podríamos darle un entierro digno, porque no quedaría ni un pedacito de su persona que enterrar. ¡Menuda tragedia, por Dios! Y por ahí sí que no paso, no señora, no. Así, que sea la última vez que la pillo haciéndose la siesta en mi cajón del pan. Se lo advierto muy seriamente. Si lo vuelve a hacer pondré una queja en toda regla al presidente de la comunidad, que ya se encargará de cantarle las cuarenta en bastos y no digo más.

2 comentarios: