sábado, 7 de mayo de 2016

Presentación de La luna en agosto en Valencia


La Luna en agosto viajará próximamente a Valencia. La presentación tendrá lugar el viernes 27 a las 19:30 h. en la Librería Primado. Ejercerá de maestro de de ceremonias el poeta godellense Francesc Arnau, que además es primo mío. Todo un honor.

Como ya publiqué en su momento el primer capítulo, aquí va otro pequeño fragmento:

El traqueteo monótono del tren lo había amodorrado, pero la brusca parada en un apeadero, le devolvió de nuevo la conciencia. Miró por la ventanilla y vio un paisaje vasto y desértico, de colores pardos, agostado por el sol del verano. Se dio cuenta de que su pesado compañero de viaje, que tanto le había importunado con su cháchara incansable, ya no estaba, y suspiró aliviado. Ahora podría viajar tranquilo el resto del trayecto.

Pensaba que ya no debía quedar mucho para Valdetoro, tan solo una hora, a lo sumo hora y media. No estaba acostumbrado a viajar en tren y le costaba hacer el cálculo pero, a juzgar por los kilómetros que quedaban, el viaje pronto tocaría a su fin.
Intentó planear una estrategia. Lo primero que haría sería encontrar alojamiento. Eso lo tenía claro pero lo que ya no tenía tan claro era cómo continuar. Parecía una locura intentar encontrar a Alicia de esa manera, presentándose en el lugar en el que se perdía su pista, y casi pretendiendo que apareciese como por arte de magia. No se le ocurría ningún plan que tuviese una mínima garantía de éxito. «¿Será mejor preguntar en los hostales, o, por el contrario comenzar por los talleres de de coches?», pensó agobiado por las circunstancias. Casi le parecía una duda existencial…
En ese tramo, el paisaje cambiaba, se hacía algo más abrupto y comenzaba a verdear. De vez en cuando, pequeños pinares se alzaban en algunas laderas, poniendo el contrapunto al azul del cielo. La silueta de algún chalé se contoneaba desafiante sobre el claroscuro del monte haciendo desistir a Ignacio de la idea, por otra parte absurda, de que esos remotos parajes estaban por completo deshabitados.
Pensó en cómo sería Valdetoro, si se parecería a algún otro pueblo de los que él había conocido. Cerró los ojos, y, sin darse cuenta, volvió a quedarse dormido. Al fin, sobre las 13:30, y sin retraso, según el horario previsto por RENFE, llegó el convoy a su destino.
La primera impresión que se llevó Ignacio de Valdetoro, fue bastante mala. El paisaje era tórrido y desabrido. El pueblo le resultó bastante inhóspito y para remate, la estación quedaba algo retirada del casco urbano; así que no le quedó más remedio que caminar bajo el sol abrasador del mediodía durante un buen rato.
Por fin, vio un bar que le inspiró cierta confianza y pensó que era un lugar tan bueno como otro cualquiera para iniciar sus pesquisas. De allí lo mandaron al Hostal Paqui, el mejor del mundo entero en opinión del camarero que lo atendió.
La habitación donde se instaló no podía ser más penosa. Las paredes estaban llenas de desconchones, ya que hacía siglos que no habían visto una mano de pintura. El baño, a pesar de que saltaba a la vista que lo habían limpiado con escrupulosa meticulosidad, apestaba a lejía revenida y tenía un aire de decrepitud altamente contagioso, para el que Ignacio no estaba vacunado en absoluto. En la cama, sobre las sábanas, ásperas como un papel de lija y con algún que otro remiendo, lucía una raída colcha de hilo blanca, que amarilleaba en algunas zonas y que también se veía carcomida por la polilla en varios puntos. Ya, para colmo, la única ventana, en lugar de dar a la calle, se asomaba a un sombrío patio de luces. ¿Se podía pedir más…? O menos, según se mire.

4 comentarios:

  1. ¡Muchas felicidades por la publicación de tu novela! Aún no había oído hablar de ella, así que acabo de descubriros :) Una pena no vivir en Valencia pero seguro que es toda una aventura poder presentarla, así que te deseo la mayor suerte del mundo. Por el momento me voy a quedar en tu blog para no perder detalle de ahora en adelante, y si quieres corresponderme, nos leeremos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Meg. Acabo de suscribirme a tu blog, que me ha parecido muy chulo.
    Es lo que tiene ser autora independiente, que es muy difícil abrirse camino. Pero yo lo hago por afición, así que no me quejo. En cuanto a la novela no sé si has tenido ocasión de leer los fragmentos que he subido al blog. Es una novela con pocos personajes y un argumento muy sencillo, sé que no es perfecta pero ¡qué le vamos a hacer, es mi criatura! me siento orgullosa de ella, y lo que es más importante a los lectores parece que les gusta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. ¡Enhorabuena por La luna en agosto! Y todo lo mejor para la presentación en una librería de referencia como Primado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Ricardo y muy contenta por la oportunidad que me brindan en Primado y en mi ciudad natal por añadidura 😊

    ResponderEliminar