lunes, 28 de marzo de 2016

Hijos



Semillas germinaron dentro de mí,              
arraigaron en mis entrañas,             
se animaron, cobraron vida,             
entidad propia;            
 y a nuestra imagen y semejanza,             
se transformaron en promesas de futuro,             
palpables, reales y cotidianas,             
tan fácil, tan increíble;             
¡Qué gran milagro!             
Repetido siempre hasta el infinito             
pero, siempre, sorprendente.             
¿Hay algo que nos acerque más 
a los dioses que el ser padres? 
Sin embargo, a pesar de ser capaces 
de crear vida a partir de nuestra vida,  
no somos capaces de mover los hilos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario